Manolo Oyonarte: Conferencia sobre “El concepto de objetividad de la obra de arte” en la galería Aspa Contemporary, donde expone su pintura

L.M.A. 

 

 

El pintor Manolo Oyonarte ha impartido una conferencia sobre Objetividad en la pintura, en el marco de la exposición Desde lo Inexistente, que tiene lugar en la galería Aspa Contemporary de Madrid. El acto estuvo muy concurrido de artistas y coleccionistas.

El conferenciante expuso parte de su tesis doctoral que mereció sobresaliente cum laude, titulada: “El concepto de objetividad de la obra de arte. el objetivismo bipolar de Jorge Oteiza”. En su introducción dice:

“La presente tesis desarrolla las intuiciones sobre la naturaleza de la obra de arte que me han surgido de mi experiencia de treinta años dedicados a investigar dentro del mundo de la pintura".

He constatado sucesivas veces, que el valor artístico de la obra que creo es independiente de mi intencionalidad para conseguirlo. Mis obras con mayor entidad significativa han sido aquellas que han surgido sin control racional, cuando intento controlarlas racionalmente, se enfrían hasta perder la magia que contenían. Esto me lleva a considerar que la obra de arte transciende la razón del artista y del desarrollo de esta idea concluyo que también transciende sus sentimientos (la obra de arte transciende el ego del artista)

Y si la obra transciende el ego del artista que la crea, debe ser apreciada transcendiendo igualmente el ego del espectador. Lo cual me lleva a enfocar el trabajo en torno a las dos preguntas eternas que surgen sobre la obra de arte: ¿existe la obra de arte objetiva, indiscutible, independiente del gusto del espectador? y ¿puede surgir una obra de arte objetiva a partir de la subjetividad de un artista?

Síntesis: Comienzo analizando la evolución que han experimentado el gusto, el juicio del gusto y el juicio estético desde la Ilustración hasta nuestros días.

Encuentro tres periodos muy diferenciados, que denomino Premodernidad estética (de la Ilustración a Kant) Modernidad estética (de Kant a la Documenta de Kassel de 1972) y Postmodernidad estética (de dicha Documenta a nuestros días). En el primero, la experiencia estética se entiende a partir de la subjetividad. La creación y percepción de la obra se realizan a partir del gusto (ligado a los sentimientos) o del juicio del gusto (ligado a la razón).

El segundo está marcado por el pensamiento objetivista de los filósofos románticos alemanes y, después, de los vitalistas, los existencialistas y la escuela de Frankfurt. Sus modelos de experiencia estética objetiva constituyen el objeto de estudio principal en el que me baso para demostrar mi tesis.

Entienden que el artista plasma en la obra, la verdadera forma de las cosas que se oculta en la representación intelectual que realiza el hombre de ellas.

Las ideas de los principales pensadores y artistas objetivistas se contrastan con las ideas subjetivistas, concretamente las psicologistas y lingüistas, que influyen en el subjetivismo racionalista dominante en el siguiente periodo que se analiza: la Postmodernidad estética.

Objetivos:

• Demostrar la validez del modelo objetivo de experiencia estética perceptiva de la Modernidad.

• Plantear un modelo objetivo nuevo de experiencia estética creativa que complete el modelo de experiencia estética de la Modernidad.

• Entender el sentido de hacer arte, planteado como una manera diferente de representar el mundo, alternativa a la representación intelectual que realiza el ser humano de él.

• Demostrar que sólo a partir de la transcendencia del ego del artista puede surgir la verdadera obra de arte.

• Demostrar, utilizando de ejemplo la bipolaridad objetivista-racionalista/ objetivista-vivencial de Jorge Oteiza, la imposibilidad de convivencia de las dos objetividades contrapuestas.

Desarrollo del trabajo y metodología:

El enfoque metodológico está basado en la utilización de dos herramientas estéticas: las ideas de los principales pensadores y artistas objetivistas y mi experiencia artística en el campo de la plástica; lo que me permite analizarla desde un acercamiento interdisciplinar.

Los vitalistas Schopenhauer, Nietzsche y Bergson y sobre todo los existencialistas Heidegger y Sartre, demuestran que ni el gusto, ni el juicio estético son suficientes para determinar el valor artístico de una obra. Solo es válido el estremecimiento estético (el abandono del espectador a la obra).

Demuestro mi hipótesis utilizando ideas que surgen en el propio desarrollo de la investigación (completo los modelos de experiencia estética objetiva de la Modernidad).

Aportaciones de carácter genérico o experimental

• Aporta un nuevo orden de prelación de los elementos de la personalidad del hombre que intervienen en la experiencia estética.

• Aporta una nueva clasificación de los periodos estéticos desde la Ilustración a nuestros días, ajustada al criterio del predominio de las corrientes objetivistas o subjetivistas en los distintos periodos.

• Aporta un estudio exhaustivo de las diferentes formas de acercamiento a la obra de arte.

• Plantea un nuevo modelo objetivo de experiencia estética creativa a partir del de Heidegger (la aportación más importante de la investigación).

• Establece como el sentido final de la obra de arte, conseguir una representación del mundo diferente de la representación intelectual que realiza el hombre de él.

• Utiliza la trayectoria bipolar de Jorge Oteiza (su racionalismo objetivista) como ejemplo ilustrativo de la contradicción irresoluble que se establece al querer compaginar la razón y la intuición en el proceso creativo. Conclusiones

• La obra de arte es objetiva cuando transciende el ego del sujeto (la razón y los sentimientos, tanto del creador como del espectador).

• La obra de arte objetiva se obtiene en la experiencia estética en la que se sustituye la representación intelectual de la obra por la propia representación que constituye la obra objetiva.

• La experiencia estética objetiva es la perceptiva, en la que solo hay vivencia de la obra de arte pero no representación mental de la misma. La experiencia estética creativa es subjetiva, se objetiva mediante la perceptiva.

• En la experiencia estética creativa no hay ninguna representación mental de la obra de arte. La única representación que se produce es la propia obra.

• En la obra de arte el artista consigue representar lo que le es imposible hacer mentalmente, el en sí de la obra de arte, la verdadera forma de la obra, lo significativo.

• La obra se compone de elementos subjetivos (lo propio del artista) que surgen de la imaginación del artista (de su imaginario), y de una estructura objetiva (lo propio del arte), formada por la objetivación que provocan las sucesivas percepciones objetivas de los elementos subjetivos.

• La obra de arte, como consecuencia final de la experiencia estética objetiva, es la única forma que tiene el ser humano, de representar la vivencia que realiza su en sí del mundo.

Our website is protected by DMC Firewall!