Peridis escribe sobre “La luz y el misterio de las catedrales”

Peridis.luz-misterio-de-las-catedrales-300x300El arquitecto y dibujante José María Pérez Peridis (Cabezón de Liébana, Cantabria, 1941) de Aguilar de Campoo de corazón, donde residió desde los tres años,  ha presentado su libro “La luz y el misterio de las catedrales” en la catedral de Cuenca, en presencia del capellán mayor y director conservador de la misma.


El ensayo con algunos de sus dibujos ha sido publicado por la editorial Espasa, en colaboración con la Fundación Santa María la Real y Televisión Española que comenzará en breve a emitir un programa sobre las catedrales en la cadena 2, con el título del libro.
Siete catedrales ha seleccionado Peridis: Jaca, Santiago de Compostela, Lérida, Barcelona, Burgos, Cuenca y Oviedo. La no incursión de la de Toledo parece un olvido imperdonable o querido.
Peridis es un buen narrador oral y por escrito porque exolica con entusiasmo sobre lo que admira y en lo que cree. Habla de las catedrales como un tiempo de luz, frente a la oscuridad del románico anterior; se aligeran las paredes y aparecen las vidrieras que permiten una entrada de la luz natural del sol.
El libro se abre con una cita de Marcel Proust: “Las catedrales no son únicamente los más bellos monumentos de nuestro arte, son los únicos que viven la vida integral, los ñunicos que permanecen en relación con la finalidad para la que fueron construidos”.
Peridis abogó por el uso religioso de las catedrales para que respondan al espíritu con el que fueron creadas. “Las catedrales acogieron en su momento a los artistas y fueron el avance en arquitectura y nuevas tecnologías”.
“Del arco de medio punto se pasó al arco apuntado; de la bóveda de medio cañón a la de crucería. Las catedrales eran “elevación e iluminación”. “Las catedrales son expresión de la ciudad. Duraron mucho tiempo en su construcción porque daban empleo al pueblo. Por ella pasaban canteros, marmolistas, vidrieros, emplomadores… Fueron una fuente de trabajo y un valor añadido”.

Monumentos imperecederos porque están bien hechos


“Las catedrales son monumentos imperecederos porque están muy bien hechos; lo más grande que ha hecho el hombre porque transportan al espíritu”, dijo Peridis en otro momento.
“Un tiempo de peregrinos y cruzados, de monasterios y castillos, de invasiones y reconquistas, de sermones y reliquias, de pestes y hambrunas, de religiosidad y hechicerías, de pecado y de penitencia”, dice el autor en el prólogo.
“Ese momento memorable donde lo sagrado convive con lo profano y las hojas de acanto se enfrentaban en el claustro a las harpías esos dragones, ese periodo fecundo donde los latines se injertaron en las lenguas vernáculas y dieron a lus las lenguas románicas”,  añade.


Julia Sáez-Angulo

 

 

 

 

Our website is protected by DMC Firewall!