“El regreso del Hijo Pródigo”, versión de Orlando Arias Morales

DSCN2196Hay que estar bien pertrechado en técnica y dibujo, para decidir versionar la célebre obra de Rembrandt, El regreso del hijo pródigo, como ha hecho Orlando Arias Morales, consiguiendo una magnífica obra de arte, que ya cuelga en el Oratorio de la Parroquia de San Sebastián Mártir del distrito madrileño de Carabanchel. El pasado 31 de mayo, a las ocho de la tarde, en el Oratorio de la mencionada Parroquia, tuvo lugar el acto público de entrega y bendición de la pieza pictórica, en el lugar de su ubicación, en un recinto abarrotado de fieles y gentes del mundo del arte.

En primer lugar intervino el Párroco, D. Alberto Jerónimo, que explicó la parábola del hijo pródigo, según se narra en el capítulo XV, versículos 11-32, de Evangelio de San Lucas. El Sr. Párroco relató la historia del cuadro y analizó su significado en relación a la bondad del Señor, que recibe a los hijos pródigos que vuelven, después de malrotar sus bienes, materiales y espirituales, experimentando la decepción de su fragilidad, así como la  de su falta de fe. Don Alberto hizo un exhaustivo recorrido por la historia de los personajes del lienzo y por su significado simbólico y bíblico, comunicando sus valores en relación con la actitud de los creyentes y de cualquier espectador.
A continuación, tomó la palabra Tomás Paredes, que dibujó un perfil de Rembrandt van Rijn (1606-1669) y de la obra, destacando los valores plásticos del maestro del barroco y el claroscuro. Rembrandt pintó esta obra en los años finales de su vida, c. 1662, quedando cabe sus pertenencias a su muerte, en su casa de Ámsterdam. El gran lienzo de 262×205 cm, fue comprado por Catalina la Grande de Rusia, para la Residencia de los Zares, en San Petersburgo, pasando luego al patrimonio del Museo Hermita-ge, donde se conserva para gozo de sus visitantes.
El cuadro realizado por Orando Arias, fiel reproducción de la obra rembrandtiana, conserva el mismo título y mide 195×195 cm, fechado en 2013. Hermosa obra, que respeta los personajes y hace variaciones de color, acordes con el universo plástico del autor.
Ludwing Orlando Arias Morales, Potosí 23 de diciembre de 1954, creció en Cochabamba y estudió Económicas en la Universidad Técnica de Oruro, abandonando esa carrera para dedicarse al arte. Amplió conocimientos con el maestro peruano Víctor Delfín y con Guayasamín, en Ecuador. Ha vivido en Colombia, Costa Rica, Panamá, desembarcando en Italia, 2003, donde intervino en la IV Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de Florencia. En 2004 vino a España, estableciéndose en Madrid, realizando numerosas individuales y publicado una novela  de reivindicación social, con el título de Los sueños de Alejandro e Isabel, de la que pronto saldrá su 2ª edición.
Orlando Arias, que pasó de la figuración a la abstracción, es un maestro de la pintura boliviana, amante del color y de la versatilidad, capaz de enfrentarse a retos como el de esta copia de Rembrandt, consiguiendo una magnífica replica y una fantástica pieza de pintura religiosa en la actualidad, remarcada por las licencias que se ha permitido, siempre respetuosas con el maestro holandés y con la espiritualidad que irradia.
Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte,  comentó el desarrollo de la obra de Orlando Arias, así como su proceso de creación en su obra personal y en esta excelente copia del mejor barroco.
Finalmente, D. Alberto Jerónimo, hizo las preces de rigor y bendijo el cuadro, invitando a los fieles a la oración y a la apreciación del arte, como medio de comunicación de valores, dando las gracias al autor y a sus patrocinadores por tan luminoso regalo.

 
Manoli Ruiz Berrio                                                                                                                                        
Tesorera de AECA/AICA Spain

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!